Desarrollo Web


Es muy común recibir requerimientos preguntando  directamente cuánto cuesta una página web.

El asunto es que si estas al frente de una empresa seria  como la nuestra, recibirás como respuesta que debe evaluarse cada caso por separado para conocer puntualmente la necesidad en cada uno de casos según la necesidad del cliente. Es sencillamente imposible poder determinar de manera genérica los costos asociados a cada proyecto, ya que pequeños detalles pueden convertir un desarrollo web sencillo y un proyecto de mediana o gran envergadura.

Inicialmente debemos comenzar haciéndole al cliente las siguientes preguntas, ¿Qué desea hacer? ¿Qué necesidad tiene? ¿Qué objetivos quiere alcanzar? Según la respuesta, podremos tener una idea mucho más clara de que tanto sabe el cliente en relación a su proyecto. No arrancar de esta manera, conllevaría a iniciar el desarrollo sin un mapa lo suficientemente claro, cometiendo en la mayoría de los casos errores graves que dan al traste con proyectos de este tipo.

Mucha veces el fracaso de los proyectos asociados al desarrollo web, son la suma de los errores del quien necesita el servicio (cliente) más los errores de quien va a suministrarlo (desarrollador), en ambos casos teniendo como elemento común el desconocimiento en la materia. Si evaluamos este escenario objetivamente, el tener a un cliente que no conozca del tema es relativamente aceptable, pero el contratar a una persona o empresa que evidencia debilidades en el tema resulta sencillamente inaceptable ya que garantizaría el fracaso del proyecto.

En el caso nuestro, siempre tendremos para nuestros clientes un producto que se ajuste a su necesidad, permitiendo darle soluciones efectivas y ajustadas a sus necesidades y presupuestos.