Hosting


Cada tipo de página web tiene su consumo de recursos asociado a ella misma, es por ello que al momento de seleccionar nuestra plataforma de hosting es imprescindible conocer algunos puntos que explicamos a continuación.

La mayor parte de las empresas que venden planes de hosting convencionales presentan paquetes en donde se diferencian por la cantidad de archivos que puedan contender, la memoria RAM y procesador, siendo estos elementos casi nunca tomados en cuenta al momento de tomar una decisión tan importante. Seguidamente resulta clave poder determinar si el plan a seleccionar permite la configuración de múltiples dominios, de ser así, el ahorro de recursos pudiera ser importante.

Seguidamente podemos analizar qué tipo de sistema operativo tiene el servidor, ya que de allí pueden aparecer un número importante de aplicaciones que pudieran utilizarse para nuestro proyecto. Estas aplicaciones parten desde paneles de control como CPanel o Plesk hasta aplicaciones como Word Press o Magento.

Luego de evaluar los aspectos anteriores debemos proyectar el nivel de tráfico que creemos tendrá nuestra página web. Este punto resulta ser tan vital al momento de escoger nuestro hosting que con bastante frecuencia los niveles de concurrencia (usuarios conectados simultáneamente) en un web site afectan los arranques de proyectos web. La concurrencia en una cuenta de hosting  resulta ser bastante abstracta, ya que no existe un medidor de usuarios concurrentes como tal, simplemente existen picos máximos de uso de procesador, memoria, ancho de banda, servidor de base de datos que pudieran paralizar procesos en caso que estos niveles toquen los números máximos permitidos.

Una vez evaluados los puntos anteriores podemos tener claro como pudiera ser el comportamiento de nuestro web site, siendo allí cuando decidiremos si necesitamos un plan sencillo de hosting, un VPS o un Servidor Dedicado.

Hosting Compartido: es un servicio que consiste en compartir los recursos del servidor entre varias cuentas, esto significa que recursos como memoria RAM, disco duro, procesador e incluso la dirección IP (aunque esta puede adquirirse de forma individual) son compartidas con otras cuentas.  Dentro de los beneficios principales podemos decir que no se tiene que configurar ningún servidor, ya que estos vienen listos para usar. Otro beneficio está relacionado con el precio el cual es considerablemente más económico a planes superiores. Si hablamos de desventajas podemos decir que son planes que vienen previamente configurados y tenemos que acoplarnos a ellos, es por ello que  no podemos hacer configuraciones especiales ajustadas a nuestras necesidades. Otra desventaja es que si otra cuenta alojada en nuestro servidor sobrecarga el sistema, puede afectar el resto de cuentas existentes en el servidor.

VPS: por sus siglas lo identificamos como Virtual Private Server  y funcionaría como un servidor propio pero virtualizado. Su funcionamiento consiste en crear en un servidor dedicado máquinas virtuales a las que se le asignan recursos limitados para que funcionen como un VPS. En este tipo de hospedaje tenemos como elemento importante que podemos tener acceso root y hacer configuraciones ajustadas a nuestra necesidad, estos pueden ser reiniciados cuando lo necesitemos y podemos instalar aplicaciones y servicios adicionales. Como desventajas tenemos que las personas que contraten este tipo de servicios deben conocer de gestión de sistemas Linux/Windows. De la misma manera estaremos compartiendo recursos con otros VPS.

Servidor Dedicado: es una máquina con recursos completos asignados. Estos recursos como procesador, memoria RAM y disco duro son asignados según la necesidad del cliente. Al tener bajo nuestra responsabilidad una máquina de este tipo es nuestra responsabilidad el configurarlo y administrarlo. Estas máquinas pueden ser controlados a través de cuentas root y reiniciados cuando así lo deseen. Suelen ser costosos y de difícil administración.